Ford México | Autos, SUVs, Pick Ups y Camiones | Llega más Lejos > Ford Blog | Noticias, Historia y Consejos de Autos | Ford México > Legado | Categoría de Blog | Ford México > Gran Torino 1972: Legendario Auto Clásico | Blog | Ford México

Gran Torino 1972: Legendario Auto Clásico | Blog | Ford México

Clásicos de siempre: Gran Torino 1972

 

El legendario ‘muscle car’ que atesoraba Clint Eastwood en la película homónima es una leyenda que perdura.

Clásicos de siempre: Gran Torino 1972

 

El legendario ‘muscle car’ que atesoraba Clint Eastwood en la película homónima es una leyenda que perdura.

El clásico color verde del Ford Gran Torino 1972

“¿Qué diablos quieren todos con mi Gran Torino?” dice el duro Walt Kowalski en la película Gran Torino (2008), protagonizada y dirigida por Clint Eastwood. La realidad es que a cualquier aficionado a los autos le gustaría poseer un carro así, especialmente a los coleccionistas que pagan entre 40 mil y 50 mil dólares por un icono como éste.

Aunque los ‘muscle car’ de Torino (Turín en español) son los más reconocidos de la marca, la gama de este vehículo incluía las enormes camionetas familiares guayín de cinco puertas que presumían aplicaciones de madera en los costados de la carrocería. Qué tiempos aquellos…

El Torino se introdujo al mercado en 1968, como una versión de lujo de los Ford Fairlane, cuyos modelos de finales de los cincuenta tenían un diseño que se volvió icónico. Éstos se produjeron hasta 1970, aunque en Australia se utilizó el nombre hasta la primera década del siglo XXI, como Fairlane Ghia.

Sin embargo, los ‘musculosos’ no fueron el producto principal de la gama Torino. Tan sólo en 1972, Ford produjo cerca de 500 mil modelos de la gama, de los cuales poco más de 90 mil fueron del coche que nos ocupa: el Gran Torino Sport 1972. Y, aunque se cree que se fabricaron en Detroit (Turín es el equivalente italiano de la “Motor City”), en realidad se armaron en otras ciudades de Estados Unidos.

“¿Qué diablos quieren todos con mi Gran Torino?” dice el duro Walt Kowalski en la película Gran Torino (2008), protagonizada y dirigida por Clint Eastwood. La realidad es que a cualquier aficionado a los autos le gustaría poseer un carro así, especialmente a los coleccionistas que pagan entre 40 mil y 50 mil dólares por un icono como éste.

Aunque los ‘muscle car’ de Torino (Turín en español) son los más reconocidos de la marca, la gama de este vehículo incluía las enormes camionetas familiares guayín de cinco puertas que presumían aplicaciones de madera en los costados de la carrocería. Qué tiempos aquellos…

El Torino se introdujo al mercado en 1968, como una versión de lujo de los Ford Fairlane, cuyos modelos de finales de los cincuenta tenían un diseño que se volvió icónico. Éstos se produjeron hasta 1970, aunque en Australia se utilizó el nombre hasta la primera década del siglo XXI, como Fairlane Ghia.

Sin embargo, los ‘musculosos’ no fueron el producto principal de la gama Torino. Tan sólo en 1972, Ford produjo cerca de 500 mil modelos de la gama, de los cuales poco más de 90 mil fueron del coche que nos ocupa: el Gran Torino Sport 1972. Y, aunque se cree que se fabricaron en Detroit (Turín es el equivalente italiano de la “Motor City”), en realidad se armaron en otras ciudades de Estados Unidos.

Un anuncio vintage del Gran Torino 1972

Quienes vieron la cinta en la que Clint Eastwood cela un Gran Torino verde, saben que se trata de una “bestia” muy especial. La franja lateral lució por vez primera a todo lo largo del vehículo en este modelo que, además, calzaba rines Magnum 500. Hablamos del diseño con acabado cromado que lucían “muscle cars” como el Mustang. Por si fuera poco, el rediseño de 1972 incluyó una parrilla más grande de forma ovalada.

En el mercado había varias versiones del Gran Torino Sport 1972. El modelo Sport Sportsroof 302 V-8 Cruise-O-Matic, por ejemplo, contaba con 140HP y un torque de 230 libras; así como un consumo de combustible de 5.8 km/l, algo que sería un lujo estos días. El modelo más poderoso era el 351-4V V-8 Cruise-O-Matic con una caballada de 248HP y consumo de 4.5 km/l.

Como buen musculoso setentero, el Gran Torino 1972 era un auto grande para los estándares de hoy. Todos los modelos de dos puertas compartían dimensiones: 5,265 mm de largo por 2,014 mm de ancho. Un cambio importante fue diferenciar la distancia entre ejes: la del modelo de dos puertas era ligeramente menor a la de cuatro.

En los setenta, este icono de los “muscle cars” se vio favorecido porque la exitosa serie de televisión Starsky & Hutch presumió modelos 1974-1976. Sin embargo, el más recordado es el Gran Torino 1972 gracias a la citada película de Clint Eastwood, y a su “regreso” en Fast & Furious en 2009. Por cierto, el personaje de Gran Torino trabajó en Ford durante 50 años.

Quienes vieron la cinta en la que Clint Eastwood cela un Gran Torino verde, saben que se trata de una “bestia” muy especial. La franja lateral lució por vez primera a todo lo largo del vehículo en este modelo que, además, calzaba rines Magnum 500. Hablamos del diseño con acabado cromado que lucían “muscle cars” como el Mustang. Por si fuera poco, el rediseño de 1972 incluyó una parrilla más grande de forma ovalada.

En el mercado había varias versiones del Gran Torino Sport 1972. El modelo Sport Sportsroof 302 V-8 Cruise-O-Matic, por ejemplo, contaba con 140HP y un torque de 230 libras; así como un consumo de combustible de 5.8 km/l, algo que sería un lujo estos días. El modelo más poderoso era el 351-4V V-8 Cruise-O-Matic con una caballada de 248HP y consumo de 4.5 km/l.

Como buen musculoso setentero, el Gran Torino 1972 era un auto grande para los estándares de hoy. Todos los modelos de dos puertas compartían dimensiones: 5,265 mm de largo por 2,014 mm de ancho. Un cambio importante fue diferenciar la distancia entre ejes: la del modelo de dos puertas era ligeramente menor a la de cuatro.

En los setenta, este icono de los “muscle cars” se vio favorecido porque la exitosa serie de televisión Starsky & Hutch presumió modelos 1974-1976. Sin embargo, el más recordado es el Gran Torino 1972 gracias a la citada película de Clint Eastwood, y a su “regreso” en Fast & Furious en 2009. Por cierto, el personaje de Gran Torino trabajó en Ford durante 50 años.

Etiquetas: Autos

Etiquetas: Autos

NOTAS RELACIONADAS

NOTAS RELACIONADAS

10 autos concepto de Mustang que nunca se fabricaron
 

Algunos son una belleza, otros una locura, pero cada prototipo tiene el sello Mustang.

 

Ver más >

Cómo usar la Mentalidad de un Piloto en la Vida diaria
 

Algunos ases del volante comparten un experimento para enfrentar situaciones de estrés.

Ver más >

3 preguntas que hacerte antes de elegir camioneta
 

Todos queremos una Camioneta y disfrutar de las ventajas que ofrece, pero… ¿Cuál deberíamos elegir?

 

Ver más >

Wi-Fi gratis con la tecnología de Ford
 

Las bancas inteligentes de Ford ayudan a los peatones de Londres a permanecer conectados gracias a cargadores de móviles y Wi-Fi gratuitos.

Ver más >

Wi-Fi gratis con la tecnología de Ford
 

Las bancas inteligentes de Ford ayudan a los peatones de Londres a permanecer conectados gracias a cargadores de móviles y Wi-Fi gratuitos.

 

Ver más >

Wi-Fi gratis con la tecnología de Ford
 

Las bancas inteligentes de Ford ayudan a los peatones de Londres a permanecer conectados gracias a cargadores de móviles y Wi-Fi gratuitos.

Ver más >